viernes, 14 de febrero de 2014

Una Caperucita Roja y un Lobo no tan feroz


Le dijo Caperucita al Lobo galante:












Él contestó muy decidido:














Pensando en Caperucita y el Lobo Feroz,  Bea imagina un final menos atroz.         Y así el cuento se ha transformado en una taza, con un desenlace muchísimo mejor.










Con esta Caperucita tan decidida,  este Lobo tan atractivo y los versos tan tiernos de nuestra amiga Eva Sampedro,  no puede existir en el mundo otra taza de amor tan bonita.








7 comentarios:

ana figueroa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana figueroa dijo...

Aunque hace que no os digo nada...Visito el café del pez casi a diario. Me encanta lo que hacéis...Todo es tan delicado y con tanto cariño que espero sepamos apreciarlo. Es un auténtico gustazo entrar en vuestro mundo...mucho ánimo...

Geno dijo...

Las tazas también las vendéis??? Siempre me han gustado las tazas y estas son chulísimas

Se Rifa Un Pez dijo...

Ana, muchas gracias. Espero que vayamos encontrando algo que contar y que resulte interesante. Ilusión no nos falta.

Se Rifa Un Pez dijo...

También vendemos tazas. Si visitas la pestaña Café-tienda, puedes ver todo lo que vendemos y los precios. Chao.

anabel dijo...

me encanta!!!!

beatriz turueño gomila dijo...

ja,ja....gracias..!!!!