viernes, 27 de diciembre de 2013

Bonitas telas, bonitas bolsas


 Rebuscando entre nuestros tesoros, hemos encontrado unos muestrarios de telas descatalogadas con unos linos de colores preciosos. Y pensando qué podíamos hacer y qué sabíamos hacer (esto es importante tenerlo en cuenta), nos hemos decidido a convertirlos en bolsas. 


Muy útiles, porque siempre hacen falta para guardar algo: la merienda, los cromos, las chapas, las canicas, las tizas… ¡Vaya, qué recuerdos!. Pero seguro que también podemos guardar cosas de mayores. Sobre todo cachivaches que no son fáciles de recoger ni muy atractivos a la vista, por ejemplo, un, dos, tres, responda otra vez: los cargadores de toda nuestra tecnología. ¿A que ya te las imaginas en ese rincón de tu casa donde va a parar todo lo que no tiene sitio?
Y si tenéis que hacer un regalo bonito, bonito ¿no os parece que son ideales para no usar papel o plástico que luego vamos a tirar?
 Son 100% irrepetibles, porque no hay dos modelos iguales y están dibujadas a mano por Bea.

 Vamos, que son una monada ¿o no?.
 Sinceramente, creo que tenéis que pedirle una a los Reyes Magos de Oriente.


3 comentarios:

Cristina Garcia Nava dijo...

Preciosisimas!!!!

mery dijo...

Me encantan,tanto las libretas como las bolsitas.Felicidades!!!!

beatriz turueño gomila dijo...

Muchas gracias, Mery....!!!!!